Fidel Portillo, Webmaster y Director Técnico en Agencia Kumité.

Entre quienes emprenden una idea o negocio en Internet, hay quienes piensan que el usuario navega por su web de forma técnica. Piensan que todo está medido y controlado y su cliente o potencial cliente navegará por donde le indiquen. Pero hay algo que siempre escapa a nuestro control. Ese algo tiene que ver con que al final, por más indicaciones que marquemos, lo habitual es que el usuario haga lo que le da la gana.  Si ponemos un pulsador que ponga “NUNCA PULSE ESTE BOTÓN”, alguien vendrá y lo pulsará. A veces, esta misma dinámica es la que lleva a que haya casos de éxito de webs por las que muy poca gente apostaba. Por el contrario, como veremos en la próxima entrada, también de negocios en internet que tenían todo para ser un éxito y terminaron arruinados, cerrados o totalmente muertes. Vemos alguno de los que sí funcionaron:

[/fusion_imageframe][/fusion_builder_column]

www.milliondollarhomepage.com

[/fusion_title][fusion_text]En agosto del 2005 Alex Tew, un estudiante de 21 años, no tenia dinero para financiar su carrera pero pensó en una idea rara y sencilla que ha funcionado perfectamente. Poner un sitio web con 1 millón de pixeles (puntos de pantalla) y vender cada pixel a 1$. Cada anunciante podía comprar los pixeles que quisiera y enlazarlos con páginas externas…vender pixeles, que cosas.

Los medios de comunicación vieron la idea y la difundieron como curiosidad. Se vendió todo en enero del 2006 (5 meses), recaudando 1.037.100 $

“Desde el principio sabía que la idea tenía potencial, pero era una de esas cosas que podría haber ido de cualquier forma. Mi pensamiento era que no tenía nada que perder (aparte de los 50 euros para comprar el dominio y mantener el servidor). Sabía que la idea crearía un gran interés de forma rápida … Internet es un medio muy poderoso“. -Alex Tew.

[/fusion_imageframe][/fusion_builder_column]

santamail.org

 

SantaMail.org es el sitio web de Byron Reese, uno de esos entusiastas de la Navidad que pensó en vender “emociones” convirtiéndose en Santa Claus. Logró un apartado de correos en Alaska y se dedicó a recibir y contestar cartas destinadas a Santa Claus, con sellos del Polo Norte y Alaska para dar una sensación real a los niños y padres. Todo en honor a su madre fallecida, a la que el tema le fascinaba.

El negocio lo montó  sin pensar que pudiera llegar a financieramente viable, pero como los costes eran bajos emprendió su camino de suplantar la personalidad de Santa Claus por Internet. El mismo año en el que lo creó (2001), se encontró con 10.000 cartas y cobraba 10$ por cada una. Multiplicamos y ¡100.000 $ en el primer año! Cada año esta cifra se fue multiplicando, y en 2005 llegó al millón de dólares, que mantiene desde entonces.

¿Vende una mentira? No creo. Vende sentimientos.

[/fusion_imageframe][/fusion_builder_column]

creativecoffins.com

¿Comprar un ataúd por Internet? Esta curiosa empresa vende ataúdes muy especiales, diseñados en madera o cartón, totalmente biodegradables y con el diseño que tu quieras: Han Solo metido en carbonita, Juego de Tronos, con frutas, tus fotos o lo que quieras. Disponen de un equipo de diseñadores que te preparan el ataúd a tu gusto. ¿Quien da más? Pues ellos mismos: te envían también una caja para las cenizas con el mismo diseño.

Nadie pensaba que esto funcionaria y actualmente no dan a basto.

En fin, cuando me vaya de este mundo al menos que sea con estilo. Todo un negocio este de la muerte.