Vuelven los estados de WhatsApp clásicos para compartir hábitat con los nuevos

Vuelven los estados de WhatsApp clásicos para compartir hábitat con los nuevos

Por Palabra – Sonsoles Valenzuela, Periodista y Directora de Contenidos –

La semana pasada WhatsApp anunció su última actualización, en la que los estados de texto de una línea desaparecían. En su lugar, nos encontrábamos con estados nuevos y más dinámicos: imágenes, gifts o vídeos, visibles para los contactos que elijamos durante 24 horas. Tras varios días en los que han llovido las críticas entre los usuarios, WhatsApp comunica hoy que vuelve a incluir los estados clásicos. Decisión que aplaudimos, porque muchas personas somos felices con el estado clásico, más sencillo y estático. Según quién, utilizado para poner el nombre de su empresa, un feliz emoticono o una frase lapidaria*.

Los antiguos estados vuelven, y los nuevos se mantienen. Mi pregunta es, ¿para qué? Los nuevos estados destilan cero originalidad. No son más que una imitación de los “Momentos” de Facebook, Twitter e Instagram. Son afuncionales, en la medida que no aportan nuevas posibilidades y funciones para el usuario. Invitan a más instantaneidad, en una red social que ya se ubica como la más instantánea de todas. Su intención es que le contemos a nuestros contactos qué pensamiento estamos transitando, dónde estamos y con quién o las últimas destrezas de nuestro peluquero. Ni nos suena, ¿verdad? 

En definitiva, no encuentro respuesta a ese para qué ni en originalidad ni en funcionalidad. Sí en un aumento de voltios en las dinámicas de exceso informativo (infoxicación), orientadas al entretenimiento y basadas en compartir información efímera y superficial. Más ruido, más fragmentación de la atención.

Por el contrario, lo que muchos usuarios estamos demandando es justamente un “menos es más”. Menos funciones, pero más útiles. Menos información y más contenidos de calidad. Una tecnología y unas dinámicas comunicativas que fomenten una Comunicación Digital saludable, en beneficio de los usuarios, los profesionales y las empresas. 

 

*Frase lapidaria: similares a esos diálogos cinematrográficos que difícilmente reproducimos espontáneamente el común de los mortales, por más chispa con la que nos despertemos ese día. Frases que por su contenido son de mucho peso y difícilmente rebatibles y/ o que muestran lo tremendamente reflexivos y espirituales que somos. 

 

 

 

 

 

Por | 2017-02-27T16:00:11+00:00 Febrero 27th, 2017|Palabra|Sin comentarios

Deje su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies